3 de octubre de 2015

Inventores Argentinos

En octubre de 1994, el Correo Argentino puso en circulación esta serie de sellos que reproducen en sus viñetas a cuatro inventores argentinos.


Ladislao José Biro (1899-1985) cambió la forma de escribir de medio mundo con su invento: el bolígrafo. Periodista de profesión, nació en Budapest, pero sacó adelante su proyecto de pluma antimanchas en Argentina, donde los bolígrafos aún se siguen llamando birome, una marca que surgió de la mezcla de su apellido con el de su socio, Meyne.

Quirino Cristiani. Oficialmente reconocemos a Walt Disney como el creador de la primer película animada de la historia, Blancanieves de 1937 pero pocos saben que 20 años antes en 1917 Quirino crea el primer largometraje animado en Argentina y en el mundo, llamado "El Apóstol", y eso no es todo, en el año 1931 crea su segundo largometraje animado de la historia y el primero con sonido.

Raúl Pateras de Pescara. Aunque suele atribuirse al autogiro diseñado por el español Juan De la Cierva el primer despegue y aterrizaje vertical controlado, en realidad el mérito le corresponde al inventor argentino Raúl Pateras de Pescara. El 21 de febrero de 1920 patentó en España su diseño de helicóptero con palas contrarrotativas. Fue el primer autogiro capaz de ser controlado en vuelo, a diferencias de sus antecesores que no tuvieron utilidad práctica por sufrir de vibraciones y giros descontrolados a poco de despegar. Las crónicas indican que el primer vuelo del helicóptero de Pateras Pescara fue hecho durante el año 1916 en Buenos Aires, aunque no existen precisiones sobre la fecha del suceso. Este avance se logra mucho tiempo antes que el laureado vuelo del autogiro de Juan De la Cierva en 1923.

Enrique Finochietto. El famoso cirujano fue creador de más de 200 instrumentos quirúrgicos (algunos todavía en uso en todo el mundo). De sus ideas nacieron el frontolux (un sistema iluminador utilizado por los cirujanos, a la manera de los obreros de las minas, para enfocar mejor las heridas), el "empuja-ligaduras", muy útil para detener las hemorragias; el porta-agujas, de distintas medidas y formatos; la pinza de dientecillos, para sujetar mejor los tejidos y agujas; la pinza de doble utilidad, con funciones como pasahilos y para hemostasias; el aspirador quirúrgico, para succionar la sangre durante las operaciones; la cánula para transfusiones; las "valvas Finochietto", para abrir la herida y permitir una mejor visión al cirujano; el banco para cirujanos, que permitía a éstos operar sentados; la mesa quirúrgica móvil, con un motor eléctrico y manejada con pedales, y el separador intercostal a cremallera para operaciones toráxicas, conocido con el nombre de su inventor en geografías tan lejanas como Rusia y Japón.

La emisión estaba prevista para el 1º de octubre, pero por razones de órden técnico, se postergó -para el interior del país- para el sábado 8 de ese mes.

Valor facial: 75c
Tirada: 500.000 cada uno
Formato: 40 x 30mm
Ilustrador: Julio Freire
Dentado: 13½
Color: multicolor
Impresión: offset
Papel: sin filigrana, sin fosforescencia
Impresor: Sociedad del Estado. Casa de Moneda
Publicar un comentario